Archivos Mensuales: julio 2011

Bonfiladas Ni de aquí, Ni de allá

¡Qué tristeza!…me invaden sentimientos de profundo dolor…ha caido hoy un adalid de la Paz y el Pensamiento…pero ha caido, sin pelear en una guerra, ni levantar un fusil y simplemente cantar al amor, a la paz, a la sociedad, protestando cívicamente ante las cosas que le parecían injustas. El Indio Gasparino, nombre con el que se empezó a presentar en un lugar de la ciudad veraniega de Mar del Plata, donde el dueño de un hotel le permitió cantar y en sus primeras grabaciones firmó con ese nombre.

Facundo Cabral, el Indio Gasparino

Hace algunos años tuve la oportunidad de conocerlo, cuando contacté a Alberto Cortez, otro tipazo, para que me firmara un libreto que habíamos hecho basados en un libro de Alberto: “Equipaje” y que creamos un espectáculo poético musical. Alberto me lo presentó en un desayuno que tuvimos en su hotel y era un tipo alto, barba tupida y claramente mal dejada, como el chico que salió de un reformatorio, donde lo ingresaron por ser un “rebelde” sin remedio. Me pareció muy introvertido, pero coherente con su estilo. Respetable y simpático.

Un cantautor de la vida, cegado por la irracionalidad de las balas…una vida dedicada al arte del canto y las letras, finalizada por la terrible fuerza bruta de quienes viven de los demás, robando o drogando, pero siempre envenenando…un ser humano desaliñado, pero con un profundo sentido de la importancia social de la protesta cívica, de palabra, de manifestación pacífica, con inteligencia, con cultura. Cantante y compositor argentino, muchos años avecindado en México, hasta el retorno a la patria y luego su residencia final en España.

Curiosamente nombrado en 1996, Mensajero Mundial de la Paz, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), terminan su vida de la manera mas violenta que pudo haber imaginado cualquier persona.

Necesitamos levantar nuestra voz, todas las personas contrarias a la violencia y empujar a las autoridades de todos los paises a crear estrategias inteligentes para detener este tipo de crímenes absurdos. Estamos hartos en el mundo entero de estas acciones. Quienes vivimos trabajando para sostener a la familia y queremos que nos dejen hacerlo, manifestamos el repudio total ante estos hechos salvajes. Y no es porque alguien “famoso” haya muerto, pero como su fallecimiento dará mucho de que hablar, es importante hacer que su muerte no sea inútil, aunque no hubiera luchado con las armas de fuego por sus convicciones, pero por lo visto, el arma de Facundo era mas punzante: la Palabra.

Debemos hacer un alto en el camino para consolarnos, pero tambien para hacer de esto un hecho útil. Yo he sido asaltado y pensé lo mismo ante ese hecho:

¡No mas violencia en ningún lugar!

¡No permitamos que esta gente cambie nuestra vida y nos haga vivir con pánico!

¡Vivirás siempre en nuestro corazón, Indio!

¡Serás siempre el mensajero de la paz, Cabral!

¡Ahora ya no eres de aquí, Facundo…..pero siempre serás de allá!