Archivos Mensuales: septiembre 2010

Bonfiladas Celebragasajadisfrutantes

El día de hoy, 25 de Septiembre (digo hoy, porque no será Domingo 26 hasta que no me duerma…jejeje), fuimos invitados a celebrar el Cumpleaños de un gran amigo, maravilloso locutor, sensacional voz y estupendo compañero, José Lavat. Es una fecha, ya, para todos los que queremos el doblaje y la locución, así como la actuación con voz, que no puede ser menospreciada y se está convirtiendo en una especie de “tradición” entre los que hemos asistido a algunas de ellas. La taquiza fue fantástica…corrió la chupicruz de lo lindo (hasta eso, todos salimos bastante cuerdos….raro, pero extraño)…la risa fue el fenómeno común entre los asistentes…se les extrañó a muchos de los que son asiduos asistentes, pero llegaron otros, que no habías ido nunca, lo cual da un balance muy positivo. Gisela Casillas fue, como siempre, la anfitriona y como ella también cumplía años en su faceta de mamá, pues es homenajeada por igual, ya que Darian hoy llegaba a los 7 añitos. La tercera que cumple en estas fechas es la adorada Sonia, quien celebró de lo lindo con toda la familia.

Los tres cumpleañeros: Pepe, Darien y Sonia.

Fue una celebración triple, pues cumplen por las mismas fechas y se acomodan las pachangas. No es una mala idea, pues se junta la felicidad de muchas personas en el mismo día. Todos podemos disfrutar, tanto de la piñata de Darian o el show de los peques (aunque el verdadero disfrute sea criticar a quien se esfuerza por entretener a los peques, pero intentando contar con la complicidad de los padres o extraños invitados a la fiesta), como de los chupes y brindis de la festividad adulta. Encontraron en El Foro (sitio de trabajo doblajero por la zona del Periférico Sur y Luís Cabrera) un excelente lugar para dividir las celebraciones y tener una privacidad particular entre los peques y los adultos. Gisela se las arregla para anfitrionar (si se hacen verbos con sustantivos como recepción, ¿por qué yo no puedo hacer otro?) una fiesta rica en calidad humana y alimenticia, porque la  taquiza ha sido deliciosa; el café mmmmmmm…..y los pasteles muy dulces y manchadores los merengues de color negro y azul, pero ricos en sabor.

Acabo de hablar de la calidad humana y es en este punto donde quiero profundizar, porque nos encontramos con personas que teníamos tantos años de no ver, cosa no muy difícil en esta ciudad, pero que lejos de reclamar con las famosas frases de: “¡Qué milagro de saber de tí!”; “¡Hasta que te dejas ver!”; “¡Oye, pero ¿dónde andabas?!” y demás amargas menciones, nos fundíamos en un abrazo de amistad sincera y de una nostalgia por el pasado vivido junto a estas personas que han sido parte importante de nuestras propias historias. Gente que consideramos como nuestra por el simple hecho de ser parte de nuestra circunstancia histórica y que se han visto afectados o nos han afectado de manera cercana. Personas, cuyo recuerdo guardamos cerquita del corazón y que cuando nos vemos, pareciera que el tiempo no ha pasado, pues el recuerdo que llega a la mente es lo mas reciente que viviéramos juntos. Claro que el tiempo pasa….de hecho, se queda dejando una huella indeleble, pero si se ha vivido bien, esa huella no duele, al contrario, es una huella de dicha y regocijo.

Por mi parte pude disfrutar el volver a ver a personas como el Coba, con quien compartí una parte interesante de mi vida, además de la cantidad de veces que trabajamos juntos; el Ewars, quien es el amigo/actor con el que he viajado mas veces; el Tromaes Original, Jorge Neri, quien es uno de los cuates mas cotorros y pokarero como pocos, siempre viviendo con pasión sus puestas en escena de comedia musical; Marina y Adrian, personas de la generación que nos seguía cronológicamente y que fueron quienes tomaron la batuta empresarial de los que nos mostraron el camino; la Rommy, posterior a la generación de mi mujer, pero que compartimos tantas cosas desde jóvenes y ahora con los hijos, que son cercanos en la edad; la Vidal, quien es una amiga leal y muy puntillosa; Rebeca y su hija Daniela, niña adorada por mi; Román, hijo de una pareja fantástica, Don Julio y Almita; Ruth, parte de nuestra historia personal; Sonia, la Jechu hermosa (broma local entre los dos), siempre elegante y discreta; Rona y mareado, con sus historias de grandes indiscreciones; Moisés, siempre quisquilloso, pero siempre tan puntual en sus comentarios y gran actor, hecho en la batalla diaria, músico de carrera con una historia de pasión personal por ese hermoso arte; el Arvizu, un muy talentoso locutor, que le tiene un respeto muy particular a la gente que le ha antecedido; Sergio, amigo y actor, hijo de actores, con una historia de lucha siempre a la alza en materia profesional; Ana María y Adolfo, personas muy importantes para mi familia, en especial para la Güereja, que los tiene en un lugar tan especial en el corazón; Simone, siempre tan alegre y dicharachera, mas guapa mientras el tiempo pasa; Leonardo, de la “nueva ola”, que no faltó a pesar de los temblores personales por falta de cocimiento y poco cierre de ojos; Laura, risa y risa en todas las mesas; Carlos, luego de tantos años de no vernos; Daniken, Rako, Sonia, adorados hijos de Pepe y a José Francisco, muchos años siendo el menor…jejeje; Mario e Iliana, bromeando con los chicles afrodisiacos; en fin, que la pachanga resultó una alegre reunión de pasados, presentes y futuros, con grandes posibilidades de que se convierta en toda una tradición que el gremio necesita, para que sigamos unidos como la gran familia que somos.

También hoy, formaron parte de ese agasajo, los descendientes de algunos de nosotros, pues como fueron tres fiestas en una, estos chicos compartieron con parte de nuestra historia, en la total alegría por volvernos a ver con algunas piezas importantes en nuestra vida. Los pequeños saben disfrutar una fiesta y es muy refrescante verlos reir e inventar alguno que otro juego. Salieron las Kelly Kelly, las Belindas, los Hulks o el mejor luchador de la WWE. Ellos pueden ser los actores principales en las historias que se necesiten para ocupar el valioso tiempo de la diversión, aunque esta historia sea “muy triste” para alguno de los jugadores, participante activo en los juegos, pero que por cuestiones de circunstancias particulares, sufrió una “tristeza” enoooooorme por la forma de jugar de otros. Historias de pequeños, que arreglan tan fácilmente los mismos pequeños, aunque quieran involucrar a los grandes, sin saber que la solución estará en ellos mismos. Maravillosa forma de aclarar las dificultades entre seres humanos…deberían aprender quienes gobiernan en el mundo.

En fin….gracias, Gisela, por la calidad de las fiestas y por mantener esa alegría por vivir entre los que te rodean. Felicidades, Sonia y que sigas teniendo esa ternura a flor de piel. Darien, sigue viviendo esa espléndida vida, junto a quienes te quieren. Y Pepe, que le puedo decir a quien ha sido una parte importante en mi vida…a quien fue uno de mis maestros…a quien me apadrinó con su presencia en la aventura de elBonfis Radio en el inicio de las Bonfiladas radiadas…a quien ha sido uno de los mejores pokareros que he visto….a quien es un ejemplo como locutor entre la gente de varias generaciones…a quien pude disfrutar viviendo su sueño de cantar y trabajar en una comedia musical…a quien le tiende la mano a la amistad sincera…al gadgetero mas apasionado…¿qué se le puede decir a una persona como esta?

¡FELICIDADES!
——————————
Crucé unas palabras con mi mujer
y ella cruzó unos párrafos conmigo.
——————————

Bonfiladas Temblorosas.

Hoy se cumplen 25 años de que nos tembló y nos hizo ver que la vida no la tenemos comprada, ni sabemos donde tenemos pintada nuestra rayita. Fue en la mañana del 19 de Septiembre de 1985, a las 07:19 cuando la tierra se agitó provocando un temblor de 8.1 grados en la escala de Richter, que tuvo varias réplicas, pero que la peor de ellas se sintió 36 horas después del primer temblor del 19, a las 19:37 del 20, al día siguiente del fuerte terremoto y con una intensidad de 7.5 en la escala de Richter. Entre los dos sismos fuertes ocurrieron réplicas de menor magnitud, pero entre todas causaron muchos daños en el D.F., Michoacán, Jalisco, Guerrero y Colima.

Parte de las edificaciones “famosas” que colapsaron o tuvieron que ser demolidas en las siguientes semanas, meses o años fueron:
El edificio Nuevo León en el conjunto habitacional Tlatelolco (donde Plácido Domingo hizo hasta lo imposible para rescatar a sus familiares). Luego tuvieron que derruir algunos edificios dañados ahí mismo.
Varios edificios del Multifamiliar Juárez, tres, pero en total 9 edificios fueron demolidos o derrumbados por el sismo en este conjunto habitacional.
Los hoteles Regis, D’Carlo y del Prado, ubicados en la Av. Juárez, cerca de la Alameda Central.
Parte de las instalaciones de Televisa Chapultepec, junto con muchos amigos editores, locutores, asistentes, cocineros, meseros, etc…personas que laboraban ahí en la madrugada o que entraban a las 7 a trabajar.
El famoso conjunto teatral Televiteatros, donde ahora está el Centro Cultural Telmex.
Varias fábricas de costura de San Antonio Abad, donde se quedaron muchas trabajadoras costureras.
El restaurante Superleche en el Eje Central, lugar de deliciosos desayunos y muy concurrido, sobretodo a esa hora y que ya había vivido un evento muy poco común, como el que se cayera una avioneta en el Eje Central cerca de donde estaba el restaurante, años atrás.
Algunos hospitales como el Juárez, el Centro Médico y el hospital General, tuvieron que ser restaurados y fue donde se logró rescatar a muchos pacientes y personal médico, desde la primera sacudida y durante los días siguientes. Hay muchas historias de pequeños recién nacidos que lograron salir con vida y ahora cuentan su experiencia, que realmente no creo que logren asimilar bien, pues su edad, al momento del colapso, no es como para tenerlo en la memoria.
Edificios como el que albergaba la famosísima revista política Siempre, Dinamarca y Av. Chapultepec, donde nos tocó trabajar como voluntario.
El Conalep de Av. Juárez, que tenía a todos sus alumnos en clase al momento del temblor, causando muchas muertes entre el personal docente y los estudiantes.

En fin…esos fueron, mas o menos los hechos históriográficos…el registro histórico del hecho y los eventos que pasaron en esas fechas….pero lo importante de los hechos siempre se ven reflejados en la capacidad de reacción de los seres humanos ante eventos tan grandes.

Yo fuí un participante activo, como muchas miles de personas que nos dimos a la tarea de ayudar en lo que se pudiera, sin importar nacionalidades, raza, religión o estrato social, dentro de una organización muy pobre, por parte del gobierno, pero que hizo que la población se ordenara solita y diera muestra de una solidaridad incomparable y sin antecedente similar.

Gracias a la nefasta decisión de la Presidencia de la República, encabezada por Miguel de la Madrid, de rechazar la ayuda internacional de primera instancia y decir que éramos autosuficientes para contener los daños que la trágica sacudida nos había causado, hubo un retraso importante en la internación de productos para la población afectada. Este tipo de decisiones se dan mucho en los gobernantes imbéciles, como George W. Bush en los daños y ayuda para los damnificados del Huracán Katrina en el área de Nueva Orleans. Curiosamente fue una orden de la esposa del Presidente de la Madrid, Paloma, la que hizo que empezara a recibirse lo que otros paises u organizaciones nos enviaban como aportación y así fue que empezamos a trabajar ordenadamente en el Voluntariado Nacional, lidereado por ella misma.

Mi parte dentro del esquema solidario del Voluntariado fue el de convencer a algunas personas que ayudaran y dieran su tiempo apoyando en las muchas acciones del Voluntatiado, además de llevar ayuda personalmente y ponerme a las órdenes de la gente que organizaba en los lugares dañados. Le hice la invitación a mucha gente y casi todos pusieron su granito de arena en el apoyo para los damnificados. Creamos muchas brigadas de ayuda, esa era una de las formas en que nos organizábamos. Nos enviaban a las zonas mas afectadas como la Colonia Roma (donde en casi todas las calles, desde la noche del segundo gran temblor, olía a gas y era muy peligroso circular por ahí, ante el temor de explosiones, que sí se dieron eventualmente), el Barrio de la Lagunilla y Tepito (con vecindades muy habitadas y en peligro de colapsar, pero que los habitantes no querían abandonar..los teníamos que convencer de lo contrario), la Avenida Juárez (nos tocó pedirle a los padres de alumnos del Conalep que fueran a reconocer a sus hijos…hecho que marcó mi vida totalmente), Tlatelolco (apoyamos en las labores de Plácido Domingo durante todo un día), el Hospital Santa Fe en la calle de San Luís Potosí, donde nos pidieron evacuar a todos, pero se pusieron muy pesados los dueños y los representantes de los dueños y tuvimos que solicitar la ayuda del Ejército, que estaba custodiando las calles. En este punto, mi opinión es que a los miembros del Ejército no se les dió la orden adecuada, pues les dijeron que cuidaran a la población, pero nunca les dijeron que prestaran ayuda a la gente damnificada, y entonces se dedicaban a vigilar, pero no a apoyar totalmente…esto pasó durante los primeros 7 días, tiempo preciso para poder rescatar con vida a la mayor parte de las personas atrapadas en escombros.

En ese entonces yo estaba trabajando en una telenovela llamada “Aprendiendo a Vivir”, que pasaba por el Canal 4 de Televisa y que hacíamos, en vivo, desde Marzo de 1984 en las instalaciones de Televisa Chapultepec, en el estudio C. La mañana del 19, una media hora después del temblor, mi padre me despertó diciendo que no creía que fuera a tener llamado en la novela…le contesté que era necesario que fuéramos a las 12, porque ese día íbamos a tener que grabar un capítulo (el que pasaría el día 20 en la noche), porque Don Guillermo Orea tenía una función especial en el Teatro 11 de Julio con la obra: “10, el Marido Perfecto”. Morelli me pidió que subiera a su cuarto y me enseñó el pequeño radio de baterías que estaban usando para oir el famoso relato de Don Jacobo Zabludovsky, describiendo la tragedia de su lugar de trabajo por tantos y tantos años. El dolor que me transmitió, me hizo reaccionar y lanzarme en friega (mi abuelita hubiera dicho en chinga, pero soy muy decente para publicar algo así) hacia las instalaciones de Televisa en Chapultepec.

   Cuando llegué a pié, pues me pidieron dejar mi auto en una calle lejana, me di cuenta de la terrible realidad que estábamos viviendo los arrogantes habitantes de la ciudad de México (dije arrogantes, porque así somos muchos de los que vivimos aquí…creemos que solamente nosotros tenemos la razón y nuestro ritmo de vida es el adecuado, no el de la increible provincia mexicana, que tienen mejor calidad de vida). Las calles estaban llenas de gente que no sabía que hacer, nadie entendía lo que estaba pasando, ni quería darse cuenta de la magnitud de la tragedia. Me tocó ver a personas muy “picudas” e importantes llorando al ver lo que había pasado y al saber la cantidad de personas que habían quedado atrapadas en los escombros, muriendo lentamente. La ciudad empezó a despertar lentamente a esa vivencia. Fueron los jóvenes de esa época, Universidad Anahuac y U.N.A.M., primeramente, luego todas las demás, quienes se dieron a la tarea de organizar a la población para prestar la ayuda necesaria. Ellos marcaron la pauta, junto con las personas directamente afectadas, de como apoyar y que enviar a los sitios en conflicto. No importaba de donde saliera la ayuda, el chiste era apoyar, el chiste era dar la mano, el chiste era llevar lo necesario en el momento en que lo solicitaran, el chiste era no dormir porque se podía necesitar nuestra presencia, el chiste era ser solidario y comprometido con tu gente, la tuya o la ajena, pero siempre TU gente.

Hechos como este me hicieron revalorar muchas cosas: mi familia se solidarizó totalmente con la ayuda, mis hermanos formaban parte de las brigadas sin importar el cansancio o alguna otra cosa, además de invitar a sus amigos a solidarizarse con la tragedia ocurrida. En ese entonces volví con la que había sido mi novia de varios años y que por circunstancias de vida estábamos separados, pero otra circunstancia, como el Terremoto, nos unió, hasta ahora, y es mi compañera de vida.  La vida misma fue revalorada por este servidor. El hecho de que la vida no la tenemos comprada, por recurrir a una frase hecha o lugar común, se convirtió en una forma de vivir, tratando de alegrar a quienes me rodean, ya sea con una frase sincera, un abrazo o un saludo. Por eso las Bonfiladas seguirán existiendo, mientras pueda, para conseguir una sonrisa o una lágrima de quien la lea. No importa la emoción, importa saber que sí sentimos alguna de esas emociones y que no hemos perdido esta capacidad humana.

———————————————————–
El marido llega a su casa al amanecer, lo espera su mujer en la puerta, él está borracho y con manchas de lápiz labial.
La mujer dice: ¿Supongo que hay una razón para que llegues a las seis de la mañana?
Si, el desayuno.

———————————————————–

Bonfiladas Morelli…..anas.

Hoy, 16 de Septiembre, cuando levanté a mi hijo pequeño, Manolo, minutos antes de que empezara el desfile donde la fuerzas armadas muestran su respeto y lealtad al pueblo de México, me acordé de las veces que ví ese desfile junto a mi papá, Oscar Morelli. Hoy me emocioné mucho porque mi hijo fue al baño y luego se acomodó junto a mi para ver la maravillosa y fastuosa manifestación, siempre tan rítmica y brillante de la gente que participa en ese evento tradicional para nosotros, los mexicanos.

Oscar Morelli

Si alguien hubo en mi vida que me enseñó a ser respetuoso por hechos como este, fue Morelli (como cariñosamente le llamé durante casi toda mi vida). Pero no solo me enseñó a respetar este evento, sino a disfrutarlo también; veíamos los tanques y mi padre me explicaba su funcionamiento, etc…..¡uf, perdón!, tal vez algunos no saben que mi padre además de Actor y Director fue Militar de Carrera. Estudió en el Heróico Colegio Militar y llegó hasta su retiro como Capitán Primero. Realmente no hizo una carrera, como tal, dentro de las armas, pues por circunstancias de la vida, pidió una licencia indefinida, ya estando casado y jamás la removió hasta el día de su retiro formal y oficial. Él me contaba que se enteró que lo iban a asignar a una zona militar lejana a la Ciudad de México y como ya trabajaba totalmente como actor y era padre de familia con hijos pequeños, decidió solicitar esa famosa licencia para no tener que seguir mas órdenes de sus jefes militares; de esa manera perdía la entrada económica como militar, pero podía continuar su carrera en el medio artístico, sin problemas o temores.

Hoy le lloré mucho a esos recuerdos, pero que lindo es llorar, junto a tu gente y disfrutando un evento en familia, recordando a un ser tan maravilloso y tan generoso como era mi padre. Sonaría normal que yo, su hijo mayor, me expresara así de mi papá, pero créanme que la opinión generalizada sobre él, es en ese mismo tenor. Ya les conté que era militar, actor y director, pero era uno de los mejores amigos que cualquiera podría tener. Hasta el día en que murió, yo creí que una de sus grandes cualidades era la de hacer amigos…y miren que los podía crear de la nada…lo dejabas en alguna sala de espera y cuando regresabas ya estaba platicando con una o mas personas, sobre alguna de las miles de anécdotas que tenía y como tenía una memoria de elefante, inmediatamente se acordaba y generosamente compartía con la gente. Tenía ese don y lo ejercía como todo un profesional de la amistad; pero no era sólo esa cualidad la mas grande: Lo que realmente me dejó con la boca abierta durante los velorios de él, que es cuando me enteré de lo que Morelli hacía, fue que sabía conservar esas amistades y las procuraba permanentemente.

Mi papá le hablaba a casi todos sus amigos a diario o varias veces a la semana…a algunos les leía el periódico, porque sabía que no leían nada o simplemente para conversar sobre algún tema del día….a otros les preguntaba las condiciones de salud o económicas en que se encontraban…a los mas “lejanos” les saludaba y les recordaba lo importante que era conocer, que la distancia de un lado para el otro del teléfono, es la misma que del otro para el uno y que no pusiéramos trabas para, simplemente, ALIMENTAR esa amistad. También me enteré que mi papá le hablaba a las “viudas”, como él las llamaba a quienes tenían esa condición, pero que tenían la particularidad de haber sido las esposas o novias de sus amigos mas cercanos y que Morelli “adoptó” para ver por ellas (no crean que como beneficencia o algo así) y que supieran que tenían a un amigo, en toda la extensión de la palabra.

Hubo un amigo que ese mismo día del velorio me enterneció de tal manera, que nunca creí que yo fuera a verlo en ese estado…este amigo es Mauricio Herrera, quien, con lágrimas en los ojos y totalmente abatido, me preguntaba quién iba a ser ahora el que le leyera cada tercer día el periódico para comentar las noticias importantes. Ese momento fue cuando empecé a revalorar mi opinión sobre Morelli. No sabía lo grande que podía ser, a pesar de que siempre lo consideré mi mejor amigo.

Yo pude disfrutarlo un poco mas que mis hermanos en el sentido laboral, por mera cuestión de edad y de circunstancia histórica, ni fuí el consentido ni nada de eso. Pude viajar mucho con él por cuestiones de trabajo y tuve la fortuna de poder conocer mas esa otra faceta y que era una de las mas valiosas que él tenía: el de la amistad. No quiero decir con esto que fue un mal padre, para nada, tenía una enorme capacidad de educador, gran disciplina y una amplia comprensión para las fallas de los hijos y una visión para enfocar las cualidades de los demás. Seguramente esto era una “deformación profesional”, pues era un gran director de escena, con una creatividad que podía desplegar ampliamente dirigiendo en teatro o televisión. Era incapaz de llamarle la atención a alguien en público, pero era muy claro haciéndonos ver que estaba de mal humor. No toleraba la impuntualidad, pero no hacía de eso una fobia, tampoco. No acostumbraba exagerar las cosas a tal grado como para hacer un “drama” de lo que había pasado.

Supongo que casi todos tenemos vivencias similares cuando de nuestros padres se trata, pero el cariño que yo sentía por él, que, además, era muy carismático, era y sigue siendo muuuuuy grande. Extraño mucho todos los momentos que vivimos y lo que disfrutamos trabajando, pachangueando, discutiendo, viendo el fut (él era atlantista, yo cruzazulino y mis hermanos de otros equipos), platicando algún tema general, riendo con sus ocurrencias, oyendo sus anécdotas, una y otra vez…sólo nos quedan recuerdos increibles y la seguridad que, donde andes, estás contando una que otra historia.

Hoy fue especial…te lloré mucho, pero me he sentido tan bien recordándote, que solamente me faltó recibir tu llamada a las 11:11 para decirnos que tenías un poker de Ases, casi imbatible. Casi te veíamos contando como aprendían a marchar los militares. La Güera y yo lloramos con la ovación al Heróico Colegio Militar y cuando los vimos cantando el himno del Colegio:

“Vibre el clarín de la guerra, resuenen las fanfarrias,
redoblen los tambores, una marcha triunfal.
Y lleven de la patria a todos los confines,
tu nombre sacrosanto, colegio militar.
Tu nombre sacrosanto, colegio militar.”

   Sí, pa…te extraño, pero estoy seguro de que era tu momento para irte…no me duele ya, sí me dolió, creeme…tus mejores amigos andan contigo, me queda claro…me hacía falta platicar contigo de estas cosas para seguir avanzando, yo creo, porque ahora me siento mas tranquilo. El buen humor te lo heredamos y yo estoy poniendo en práctica alguno de tus métodos en la amistad. Siempre que hablamos con los que están por allá, contigo, les pedimos cosas, creyendo que ustedes tienen vara alta con los realmente poderosos…si es así, te encargo que cuides a tu gente, como siempre lo hiciste. Saludos a mi tía Licha, que los acaba de alcanzar.  No tuvimos tiempo de despedirnos de ella, porque los seres humanos no queremos hacer las cosas cuando nuestra gente está con nosotros…creemos que estarán por siempre aquí y que nunca se irán…somos necios en ello.
Te mando besos y nos vemos por allá, cuando la vida disponga, ni antes ni después…espero que falte mucho. Te amo.

——————————————–
El mago hizo un gesto y desapareció el hambre, hizo otro gesto y desapareció la injusticia, hizo otro gesto y se acabo la guerra. El político hizo un gesto y desapareció el mago.
——————————————–

Bonfiladas Tolerantes…..o ¿no?

En este mundo nuestro hemos visto tantas y tantas cosas que nuestras capacidades de sopresa y de indignación, aparentemente han sido rebasadas. Los acontecimientos fatales, que en estas fechas se recuerdan, nos indican un alto en el camino y el momento de hacer un acto de contrición, recordando a quienes hemos hecho afectado por nuestra forma de vida o por nuestras acciones.

¿Mas intolerantes?

No hablaré de religión, ni de como llevar la vida según mi punto de vista, pues no creo que haya nadie que nos indique el camino adecuado como una verdad absoluta, ya que absoluta, sólo la muerte física. No tengo nada en contra de ninguna religión, pues en sí, todas tienen un propósito común: el bienestar del creyente. No opino lo mismo de quienes ejercen la “profesión” de pastores, curas, guías espirituales, líderes morales, rabinos, jerarcas eclesiásticos, etc. etc. etc. Casi todos ellos creen tener la verdad absoluta y en ese pequeño error estriba el mayor de los problemas, pues se vuelven intolerantes con la comunidad y con las acciones, supuestamente contrarias a su pensamiento o doctrina.

No se puede juzgar de manera tan radical y absurda a toda la “nación” islámica, por las acciones de unos radicales dentro de su grupo, que quisieron aterrorizar al mundo con manifestaciones tan crueles contra la población mundial, haciendo estrellar tres aviones, dos en el World Trade Center y uno en el Pentágono, pensando vengarse por todos los actos, también intolerantes, de horror que algunos políticos estadounidenses, apoyados por lo fabricantes de armas, han causado en la historia reciente. No considero que señalar culpables sea la manera mas adecuada de juzgar, pues caeríamos en discusiones bizantinas…los hechos hablan de que en alguna de las partes involucradas existió la intolerancia, tan dañina para el ser humano. Casi todas las guerras han iniciado porque en algún lugar existió este mal que permea en el hombre. Sólo falta que alguien exponga un punto de vista opuesto al nuestro para juzgarlo, denostarlo y, si es posible, lastimarlo; todo esto pasa porque no tuvo el tino de pensar como uno. Y ese sería el detonador de algún pleito, que podría ser el inicio de algo mas grande y de mayores repercusiones futuras. La pregunta mas adecuada para hacernos en ese momento es: ¿vale la pena hacer o decir algo mas con esa persona?

Un Pastor de Florida, Terry Jones, ha sido el detonador de acciones de venganza impensables, hasta ahora. Él ya se retractó de su acción, pero ya despertó en las “malas conciencias” una forma de poder demostrar sus grandes intolerancias, sembrando la “nueva idea” en ellos:
 
   “Otro fanático anti musulmán surgió en la Westboro Baptist Church, en Topeka, en el estado de Kansas, advirtiendo que hará la quema del libro sagrado de los musulmanes si Jones renuncia a esto. Esa congregación fundamentalista, fundada por Fred Phelps, es conocida por su odio contra homosexuales y musulmanes. Otros grupos en Cheyenne, Wyoming y Springfield, en Tennessee, también amenazan con aplicar la tea incendiaria contra ejemplares del Corán.”

   Esto salió publicado en Prensa Latina, agencia informativa latinoamericana, con sede en Cuba, que nos muestra claramente como responden las organizaciones, lidereadas por intolerantes, cuando alguien sembró la semilla de la reacción agresiva de la lapidación pública. Solamente falta que en algunas partes de Estados Unidos sigan surgiendo este tipo de reacciones y lleguen al grado extremo de lastimar a alguien. Debemos pensar que esto puede ser posible, ya que el espíritu revanchista permea en esas personas radicales y cerradas.

Todo esto no es privativo de los Estados Unidos, pues en muchos de nuestros países hemos experimentado algunas de esas reacciones similares. Solamente con observar lo que pasa en muchos de nuestros pueblos pequeños es suficiente para prevenir, antes de lastimarnos entre nosotros mismos. Ese acto de contrición es importante que lo hagamos y que prevengamos cualquier actitud donde sintamos rebasar el límite de nuestra paciencia y dar paso a un “Dalay”permanente…hagamos un alto en el camino tan acelerado de nuestra cotidianeidad. No nos dejemos envenenar por mentes obtusas…son personas que pretender imponer su propia visión de la vida y no saben convencer mas que por el camino de la violencia y la agresión.

———————————————
Toda cuestión tiene dos puntos de vista:
el equivocado y el nuestro.
———————————————

A UN PUMA DE CORAZÓN.

   Estoy empezando así, por el cuerpo de la publicación, pero hoy toca renombrar a este blog con el nombre que permanentemente me sugieren personas que me escucharon en la Radio por Internet, elBonfis Radio. En ese entonces tuve un programa en vivo conducido por mi (el único fijo, aparte de quienes usaron la señal de mi estación en ese tiempo) que se llamaba: “Bonfiladas”; durante el tiempo que he estado escribiendo, hay personas que me han dicho que le ponga así a este blog y creo que tienen razón, porque finalmente las Bonfiladas son una mezcla de muchas cosas y todas ellas llevan el sello de un servidor….son como enchiladas con humor, música y reflexión (flexionarse dos veces). Espero que las disfruten y no la riegue mas de lo que acostumbro.
HOY TOCA
   Es importante para un servidor hacer un pequeño homenaje a quien acuñó la frase con la que encabezo mi nota, Germán Dehesa, que hace cosa de dos días se nos adelantó en el camino. Todos sabemos que ese camino lo tendremos que emprender un día u otro, pero perder a tanta buena pluma, como nos ha ocurrido este año, Montemayor, Monsiváis, Saramago y ahora Dehesa, no es agradable, ni es para estar muy contentos de que ahora estén mejor que nosotros, cosa que decimos siempre a los que se quedan muy afectados, por el miedo que nos da sufrir una pérdida.
   Don Germán hizo de la ciudad de México su campo de acción y el motivo de sus relatos, principalmente. Quienes éramos sus “followers”(época anterior al Twitter) o seguidores o lectores o amigos, lo vamos a extrañar mucho…apodos como “El Bucles”, “La Hillary”, “Sor Juana” o la “Rubia Misteriosa”, entre otros,  serán recordados por mucho tiempo entre nosotros; y es que así era como nos enseñó a distinguir a los miembros cercanos a él. En mi familia lo aprendimos a apreciar cuando yo les leía día con día su Gaceta del Angel y lo disfrutábamos tanto, que lo extrañaremos. El modo mordaz que utilizaba para referirse a eventos o personas que no entraban dentro de sus gustos personales, era impecablemente taladrante. Creía en la unión de las personas para conseguir un propósito noble…como mejor ejemplo está la forma en que se sumó a la ayuda que muchos personajes públicos manifestaron como apoyo al problema que enfrentó el, entonces nuevo, Periódico Reforma, cuando los voceadores no quisieron anunciarlos en las calles. Un grupo de estas personas, encabezado por gente como Don Germán Dehesa, se lanzó a las calles todas las mañanas, durante bastante tiempo, vendiendo el Reforma, ellos mismos entre los autos en las esquinas del D.F. Fue así como nació el grupo actual de vendedores del Reforma, que no se unieron a los voceadores “oficiales”. Siguen vendiendo el periódico e incluso se han unido voceadores de antaño entre los vendedores del mismo periódico. Don Germán dió muestras claras de solidaridad, lealtad y compromiso con quienes eran sus patrones, por la comunión de ideas, pero realmente fue por el sentido de la lealtad hacia un gremio lastimado por un pulpo chupeteador (término utilizado por Don Jesús Martínez “Palillo”, comediante político y social en las décadas entre los 40 y 70 en las carpas de la ciudad) como era, en ese entonces, la Unión de Voceadores, que apoyando a los otros grupos, les querían impedir el crecimiento y la importancia que el Reforma estaba ganando. Vaya un reconocimiento desde este pequeño espacio para el escritor, dramaturgo, actor, director y apasionado de los Pumas, padre enamorado de sus cachorros, amigo fiel entre las personas que lo rodearon.
   Como se dice, hay que ser recordados por nuestras obras…Germán será recordado por sus muchas obras y por existir simplemente, hizo de la comedia y el humor un artículo de primera necesidad. De..hesa comedia no habrá mas….de..hesa manera de escribir, seremos huérfanos…de..hesa forma de hacernos ver las cosas claramente, ya no tendremos oportunidad.
   Y como siempre terminaba los viernes, principalmente: Hoy toca…seguramente tocará todo el tiempo donde se encuentre y logre ver que allí estarán los grandes, entre los que estará él mismo y un jugador puma que también acaba de adelantarse en el camino: Mauricio Peña.
   Y ahora permítanme terminar con lo que él mismo finalizó su última Gaceta del Angel del día 25 de agosto, cuando anunció públicamente el padecimiento que lo aquejaba y que acabó por ser el origen de su partida tan prematura.
———————————————-
Voy terminando. Este artículo y sólo este artículo. Yo tengo que guardar reposo por algunos días, pero muy pronto volveré a vestir mi uniforme azul y oro y a sembrar el pánico por todas las canchas de la República. Ahí me los encontraré. Mañana nos vemos. ¿Entendido?.


¿QUÉ TAL DURMIÓ? MDCCCLXXVII (1877)

¿Alguien ha visto a MONTIEL?. Cuando lo pierdo de vista, me viene como el soroche.

———————————————-
 Dibodobadito, te tocaba a tí ahora…allá nos vemos.