Archivos Mensuales: marzo 2012

Bonfiladas Profesionales Opus se me ocurrió!

Hola amigos…hoy estoy muy sacado de onda porque luego de ver el partido de futbol entre mi equipo, Cruz Azul contra el Guadalajara, tengo tal coraje del resultado final, que no me quedó de otra que rememorar el concepto de profesionalismo, del cual ya he hablado anteriormente ( Ver una pasada entrada en este mismo espacio: “Profesionalismo” ).

¡Engaño al rival, no al árbitro!

No es posible seguir siendo un aficionado que paga su entrada para ver un partido de su deporte favorito y ver como hay “profesionales” que solamente deberían llamarse así por el tamaño de los cheques que cobran al final de mes. Es increíble ver como un profesional del deporte se puede dejar enganchar por un niño tramposo, cuyas grandes “cualidades” las ha mencionado su propio director técnico como algo para ser notorio. No es crítica a la actitud de ese jugador “astuto”, mi análisis parte de la forma tan burda de caer en la trampa por alguien que tiene mas tiempo cobrando como profesional. Néstor Araujo se puso de “pechito” ante la actitud de víctima de su adversario y no soportó mas lo que el otro le hizo durante todo el encuentro. Pudo mas su coraje, ante actitudes mañosas y truculentas, que su amor por la camiseta azul, la cual le ha convertido en un ser humano productivo y seleccionado nacional. Casi, casi lo que digo es que ante una institución deportiva, sea cual sea, el hecho de poder vivir de lo que uno le gusta y vivir bien, no se puede echar por la borda tanta bendición y caer como deportista llanero o de barrio, por lo que hace un adversario, intentando engañar al árbitro o juez del partido, simulando faltas o provocando las mismas. Araujo actuó como un llanero siendo un profesional…no le puedo perdonar su terrible accionar, porque a la postre resultó que con esa acción, el equipo de mis preferencias tuvo un resultado adverso, provocado por la misma apatía poco profesional de los otros 9 jugadores, excluyendo al portero Corona, quien con la demostración de calidad que dió, no se le puede negar su sitio dentro de los mejores en su posición a nivel nacional.

Ya hablé a grandes rasgos lo que me tiene molesto, pero dejen que lo analice con mayor profundidad, por favor…el hecho de cobrar por lo que hacemos nos da una diferente forma de pensar y de actuar ante los hechos que se nos van presentando, ya que hay alguien que confía tanto en nosotros, que nos permite vivir con un sueldo de eso que esas personas creén que hacemos bien. No podemos actuar sin pensar en el beneficio o perjuicio que le podemos causar a esas personas o instituciones que nos brindan un futuro prometedor y con las cuales podemos crecer y hasta formar familia y con esos recursos, mantenerla. No es lo mismo practicar un deporte como aficionado, que cobrar por ello. La circunstancia cambia totalmente cuando se cobra por hacerlo. En el llano o el barrio estas actitudes de machito Don Chinguetas, son aplaudidas incluso, pero en el plano profesional no se puede caer en las provocaciones de jugadores que se las dan de astutos y muy mañosos (jugadores que deberían desaparecer tambien, si alguien me pregunta). Fue muy tonto por parte de un jugador que ha dado muestras de calidad, caer en lo que cayó Araujo del Cruz Azul.

Por otro lado, debo asentar que lo profesional tambien estuvo en el borde de lo ridículo, al ver la pasividad en la que cayó el Cruz Azul cuando anotó en único gol en el primer tiempo. Se dejaron atacar, dejando en manos de Corona, la responsabilidad de que la meta se mantuviera imbatida. Por poco se les hace, pero desistir de atacar por mantener el resultado pobre que estaban consiguiendo me parece una muestra mas de lo pobre que puede ser la calidad profesional de unos jugadores pagados y mas que eso, consentidos por parte de la directiva.

De lo que hizo o dejó de hacer o mal hizo el Guadalajara, es inútil hablar luego de las declaraciones poco afortunadas de su DT, diciendo que es un deporte donde hay engaños y mañas muy recurrentes. El engaño debería ser contra el equipo contrario, por ejemplo en el beisbol, un equipo manda señales no detectadas por el otro equipo para saber que harán en la siguiente pichada, pero de eso se trata el deporte en general…estos que creén que haciendo trampitas logran aciertos deportivos se equivocan, ya que esos engaños se los pretenden hacer a los silbantes, árbitros, jueces o umpires para que les marquen cosas, simulando faltas o golpes. Ante la tecnología actual, es improbable que esto se vuelva invisible, a menos, claro, que se juegue en el llano o en el barrio.

Ya no dejemos que los “astutos” reinen en el deporte y que sean los leales a la esencia deportiva quienes sean los que sobresalgan.

Ante todo esto, me quedan dudas difíciles de resolver:

¿Al Cubo se le saca de raíz o le sacamos la raíz?

¿Mas pronto cae un hablador, si es cojo?

¿Recordarán los azules lo que es jugar todo el tiempo o nomás tantito?

 

—————————

Un Sacerdote está dando la Misa y va empezar su Sermón:

-Hermanos, hoy vamos a hablar de la mentira y de los mentirosos. ¿Cuántos de ustedes recuerdan lo que dice el capítulo 32 de San Lucas?

Todo el mundo levanta la mano; entonces, el Sacerdote continúa:

-Bueno, a eso me refiero. El Evangelio de San Lucas sólo tiene 24 capítulos.

—————————